Loading...

miércoles, 16 de mayo de 2007

¿cuantas veces al día pienso en tí?

Ninguna,

Aunuqe solo por hoy, una al despertar y me pregunto si estarás con ella. Otra mientras me lavo los dientes e imagino tu presencia junto a mi imagen en el espejo. Pongo el café y tus manos marcan la medida justa del agua y la molienda. Abro la llave del agua y mientras espero que caiga el agua caliente siento tus dedos deslizarse por mi piel que se desnuda del sueño y de la noche.

Cierro los ojos para enjabonarme y la espuma marca el límite de mi día. Al abrir el closet la ropa me grita con tu olor, no lavaré mi suéter hasta volverte a ver y escojo con cuidado la falda que te gusta por como se mece a mi caminar.

Bajo las escaleras y en el rellano donde me besaste vuelvo a escuchar tu aliento en la nuca y mi jadeo que te responde. Me has robado el aliento tantas veces que basta el reflejo en el portón para sentirte de nuevo, tu sombra me persigue.

Mi oficina responde a mi pregunta silenciosa con una negativa, no has llamado. Ni hoy, ni ayer.
Pasa la tarde y el taxi es apenas una sombra que llora junto con la lluvia que esconde mis lágrimas, paseo por la ciudad esperando encontrarte vagamente en otras caras y en otras parejas.

La calle es feria de luces y cafés que invitan a la confidencia. Tu no estás en ninguno.

Esta noche se rompe en mil pedazos de granizo y viento helado bajo mi falda, las sandalias de tacón que compramos juntos, bajo la mirada atenta y celosa del dependiente, se mojan y ya no sirven mas. Voy el resto del camino descalza y sin medias, como te gusta.

Sabes bien que odio los paraguas y camino mojada y fría hasta el quicio de mi soledad. La puerta se resiste a la llave porque sabe que vengo sola, cuantas veces nos vio llegar de la mano o desesperados de deseo. La cama deshecha con tu huella que se va desdibujando, me envuelve y me enreda.

Hoy no pensé en tí, otra vez.

No hay comentarios: