Loading...

martes, 26 de agosto de 2008

Conocedora

Ch: Eres un bajo Cole. Y que piensas volver con ella?
C: Mh...
Ch: ay no manches Cole, te voy a pegar si terminas casado con ella.

Hace unos días tuve un sueño terrible. Desperté sudando muchísimo (la temperatura de 36° con 96% de humedad ayudó). Soñé con ella, mi ex psicotica-paranoica-bulimica-esquizofrénica novia. Sí la mas loca con la que he estado y se tomo a un idiota para casarse. Y precisamente mi pesadilla tenía rferencias de boda. Soñé que me casaba con ella y yo dentro de mi sueño quería llorar de la impotencia. Desperté en mi cama con mas miedo que nada, ya al voltear y verme solo en mi cama mi alma descansó.

Pero la pregunta y la declaración que me hiciste acerca de la otra, la que ha vuelto a mi vida si me dejó pensando. Esos 40 segundos que me tardé en contestarte pensé en todo. Después de todo compartí dos años con ella, la ame de una forma muy extraña, muy familiar como si pudiere estar con ella siempre o como si ya habia estado con ella toda mi vida. Unos meses antes de que terminara todo lo que fuimos, yo le dije que si continuaramos con nuestra vida juntos, tendríamos que separarnos para ver si en realidad pertenecemos juntos.

No te digo que no me pasó por la cabeza, tenemos tanto en comun, nos soportamos tan bien, nos damos tanta libertad, amamos lo que somos aunque a nadie mas le guste, somos muy compatibles, se ha desarrollado en un Cole con disciplina y compromiso.

Cole: No hija la verdad es que ahora no quiero una relación.
CH: Pero... te le echarías al plato?
C: Pues nunca estuvo basada en sexo esa relación nuestra, no veo por que degradarla tanto como para ser solo eso.
Ch: Pero en serio, no me contestaste, regresarías con ella aunque fuera mas tarde?
Cole: No te puedo responder. Hice un formal compromiso conmigo de no enamorarme otra vez y con ella hice el mismo pacto verbal.
Ch: Y tu siempre cumples tu palabra y respetas los pactos no?
Cole: Me conoces muy bien...

jueves, 21 de agosto de 2008

No puedes decir que no lo intenté

Mira que lo intenté. ya sabías mis condiciones, sabías mi pasado en burdo resumen, hasta sabías que me hacía llamar demonio, tu favorito, pero demonio al fin.

No puede decirme que no lo intenté y que fue mi culpa. Quizás lo sea pero no lo puedes decir así nada mas desenfundando las palabras cual vaquero de orgullo grande y habilidad limitada. mira que lo intenté, dejé el alcohol, los cigarros, el juego, los amigos y las motos por ti.
Será no por que me obligaste sino por que te quería hacer feliz.
Y aparentemente tengo el don de saber que no eres feliz cuando bebo, fumo, apuesto, maldigo, como chatarra y golpeo gente. Básicamente todo lo que soy.

Cuando será que encuentre a una mujer que me acepte por lo que soy yo y no por el enorme potencial que dicen que tengo. hacer lo que ellas quieren y les enseñó su madre mientras jugaban al té, no es vivir a mi potencial. Vivir a mi potencial es aprovechar toda oportunidad que me de la vida y me haga feliz y de eso tengo bastante experiencia.

Pero no me digas que no lo intenté si deje al demonio encerrado medio año, nada mas por ti. Y por ti regresa hoy mas fuerte que nunca, pero mas feliz por haber cedido su vida, por ti.

Aunque digas que no lo intenté.

sábado, 2 de agosto de 2008

Divertirse terriblemente?

Excelente noche, drama controlado, múltiples conversaciones con semi extraños que no recordé al día siguiente, alcoholes de peligrosísima ingestión, acercamiento con mis amigos, recuperar el terreno perdido, una niña sola pidiéndome ayuda, a mi valiéndome un poco queso, cánticos de madrigada, mañana de incomprensión y más.

Desperté. Ya es ventaja. Con la ropa interior nada mas que por lo general es prueba excelente de que ayer estuve ahogado en alcoholes. Solo afortunadamente, nada peor para dolores del corazón que sustituir con nada algo que lo fue todo. Boca seca y garganta masacrada, seña imposible de ignorar que canté como si supiera hacerlo.

Como dice mi compadre gay Wilde, solo hay que hacer eso no? Pasártela bien en tu vida. En algún punto del año pasado pensé que lo que me hacía feliz no era lo correcto hasta que en este año a mitad del año alguien me dijo… Correcto para quien? Y me vino otra vez la fuerza.

Pensé en cierto momento que de hecho alguien me estaba absorbiendo la energía, hasta que me di cuenta de que se me estaba fugando en algo que no me hacía feliz. Y que era eso? Portarme bien. Ser ciegamente fiel, no decir mentiras, no tomar (por que ohh mis queridos hermanos que me han conocido estos últimos seis meses, no he mentido, manipulado, bebido como soy yo), tratar de ser todo lo bueno que puedo ser, darme todo y tantas cosas.

Un día desperté en las condiciones descritas anteriormente, y me di cuenta que ya era todas esas cosas, pero a mi manera. No soy malo por mas demonio que quiera enseñar. Que si soy capaz de lo mas bajo y mas, pero siempre he encontrado la manera de no llegar hasta allá a menos que fuese necesario. Y como desperté a esa realidad? Por que desperté feliz de ser quien soy…

Para mi divertirse terriblemente es no dar cuentas mas que a mi propia alma, de demonio o no….

Amigos...

Yo no sé si es provocado por la cultura azteca que traigo en la sangre (y en la cara por que mas azteca no podría yo ser), por la constante alimentación de mi madre a ese sentimiento o simplemente por que mi personalidad es negativa de entrada, pero siempre me hallo en situaciones extrañísimas que, si no las provoco, de menos me encuentran.

Siempre pasa entones que me encuentro en la fuerte disyuntiva de hacer o no hacer, dejar o no dejar y esperar o no esperar algo. Pero es martes en la tarde y me llega una de esas cosas que yo no esperaba, ni ansiaba pero que en definitiva agitó la jaula de las aves en mi mente…

M: Hola, estás en tu casa?
C: No nena estoy trabajando, necesitas algo?
M: No, no te preocupes nos vemos, un beso.
Largos minutos de suposiciones y preguntas internas.
C: Me ibas a ir a visitar? Uh Uh. No corazón estoy chambeando pero… nos vemos otro día no?
M: Si, claro. Un beso.

Casi nunca espero nada de nadie, o espero lo peor. No sé jamás creí que me volvieras a necesitar. Sí, claro no te niego que en algún punto del camino hace mucho tiempo, más del que puedo contar… te amé. Pero no sé, no es amor, ni lujuria, ni nada de lo que generalmente me motiva. Es, no sé. Como me dijiste hace un par de semanas… “Éramos antes, éramos durante y lo somos ahora y espero lo seamos siempre… amigos” No creo que exista nadie que conozca todo lo que es Cole, no lo que hay debajo mejor que tu. Creo que eso concreta tu teoría de amistad con un demonio… bueno.