Loading...

miércoles, 13 de abril de 2011

Guerra interna.

“Y esa guerra en tu mente entre el “sigue” y el “detente” que hacen decisivo el presente”

Arjona me plantea este escenario en mi vida hoy. Qué pasa cuando todo está en contra, inclusive la propia inteligencia, como uno puede aun tener ganas de seguir. Estoy en eso. Una guerra entre el sigue y el detente. El detente predomina, pero el sigue tiene una fuerza tan impresionante que una mirada, un roce, un abrazo al despedirme provoca que el detente no cumpla su función.

Sera que un igual atrae más que un reto menor? Pero ya… ya había yo abdicado a buscar retos, a tratar de probarme a mí mismo, a buscar un tesoro incansable que siempre está en movimiento. Por que un reto menor me gusta pero no me provoca?

Cual ganará? Yo voto por el sigue pero mi mente está anclada en el detente…

Apuestas?

No hay comentarios: