Loading...

jueves, 25 de diciembre de 2008

Posada

Siempre me pasa contigo no? Por que será? Siempre que evito tu presencia, que me preparo para ella, que cambio planes, no duermo, reto al universo con tal de no verte, pasa que no apareces. No sé que es lo que me pasa contigo. No te amo… no, de eso ya hace mucho que lo sé. Pero como ya te he dicho, no he encontrado a otra mujer que te llegue a los talones. Sí he tenido mujeres con otras características que te superan, para los ojos de otros. Pero no para mi, no he visto a otra mujer como tú y ya estoy perdiendo las esperanzas.

Oh pero últimamente a la vida le da por sorprenderme a cada paso. Estaciono mi coche fuera de la casa de la mujer que mas odio. Debido a mi terquedad la fiesta-posada de la oficina se dio en su casa. Pero estaba dispuesto a pasármelo bien sin pensar en esas cosas. Ni siquiera había visto dos caras familiares cuando tus ojos negros se posaron fugazmente en mí, como si trataras de evitar el contacto. Mi pulso se acelera, la sonrisa idiota que pinto frente a la gente se borró totalmente y me dirigí velozmente al bar. El bar tender me sirve un cuarto de vaso rojo desechable y yo le exigí llenarlo de tequila hasta el borde.

Dos vasos de plástico vacíos después y oigo el rumor de que abandonas la fiesta. Por un lado en mi cabeza pienso que es una buena noticia pues no he hecho nada los últimos 30 minutos mas que evitarte a toda costa. Sin embargo, mi cuerpo o mi corazón (el que se rumora no sirve) me guía rápidamente hacia un pequeño grupo de mi gente que platican muy cerca de ti. Sin pensarlo te mando un mensaje “Ni un Bye bye”.

Tanta gente que dice que tengo talento con las palabras, escritas y habladas y esas 4 palabras son todo lo que tu presencia me deja redactar. Fingí no notar cada paso que diste después de haberlo enviado. Pero te vi sacar el celular, leer, tu cara de hastío y entonces voltee a ver de nuevo a mi grupo. Te abriste paso entre los desconocidos para verme me diste un abrazo de esos que nos damos siempre que nos vemos y que ya no estamos juntos. Te quería decir tantas cosas, cosas que ni siquiera sabia que sentía. Por que no sé que es lo que siento por ti. Ya no lo sé.

Pero solo me salió un vacío y absurdo “Como estas?”. Tan vacío, tan absurdo. Tu solo me dijiste “Deja de temblar… ya” Y después, lo que debías decir “Bye, bye”.

Y te fuiste… y yo en mi posada navideña… sin mi deseo de Navidad…


PD. Por que no me puedo acercar a ti? Por que tanto miedo tengo?

No hay comentarios: